Grupo de Investigación UCM (ref. 971672) sobre Psicología del Testimonio.
Facultad de Psicología, Universidad Complutense de Madrid (España).
Investigador principal: Antonio L. Manzanero.

Retratos robot

Extracto de: Manzanero, A.L. (2010). Memoria de Testigos. Obtención y valoración de la prueba testifical. Madrid: Pirámide.
_______________________________________________________________________

        Hay diferentes sistemas de reconstrucción de caras basados en la formación de una imagen (retrato-robot) a partir de los componentes específicos que se recuerdan de la cara (Mira y Diges, 1987). Los más conocidos son: los dibujos a carboncillo, los sistemas puzzle (Identi-kit, Photophit...) y los sistemas por ordenador (Facett, Faces, Photoshop...). Todos ellos tienen en común que la cara está dividida en sus diferentes rasgos (ojos, pelo, barbilla, cejas, boca...); y el procedimiento habitual consiste en combinar, por ensayo y error, las características faciales que el testigo cree que son semejantes a las de la persona buscada, para finalmente retocar la imagen y obtener un parecido más exacto.


Pantalla de ordenador del programa FACES para la generación de retratos robot.

La reconstrucción puede llegar a ser útil en la medida en que se complemente con la que previamente habría aportado el testigo o víctima. Pero para que el sistema sea realmente eficaz se necesita personal especializado, para así poder obtener el máximo de información del testigo, tanto en cantidad como en calidad del rostro del culpable, sin introducir datos erróneos, ya que el material presentado para la reconstrucción puede provocar efectos de interferencia.

La exactitud de los retratos robot es tan limitada como en el caso de las descripciones. Así, es frecuente que al tratarse el retrato robot de un esquema de la apariencia de una persona, existan varios sospechosos que encajen en el retrato robot. Tratar de identificar a una persona mediante este tipo de retratos tendría una alta probabilidad de dar con un falso culpable.

En cualquier caso, sin lugar a dudas la principal utilidad de los retratos-robot será la de descartar sospechosos que claramente no encajen con el retrato y facilitar la composición de las ruedas de reconocimiento.



Retratos elaborados para El Solitario y el Asesino de la Baraja y sus correspondientes fotografías.
 
 
________________________________________________________
 

Scotland Yard difunde el retrato de un sospechoso del ‘caso Madeleine’

Las imágenes forman parte de una nueva investigación puesta en marcha por la policía británica
EL PAIS.com
Walter Oppenheimer
Londres
14 OCT 2013
 
Las imágenes difundidas por la Policía en relación con el caso de Madeleine McCann. / Reuters
La policía británica ha difundido dos retratos robot de un sospechoso de la desaparición en 2007 en Portugal de la niña Madeleine McCann, que tenía entonces tres años. Los retratos forman parte de una nueva y amplia investigación puesta en marcha por Scotland Yard en mayo de 2011 y a partir de la cual se ha elaborado un documental de 25 minutos que será emitido este lunes por la noche en el programa Crimewatch de la BBC.
Madeleine McCann desapareció el 3 de mayo de 2007 en Praia da Luz, en el Algarve, cuando sus padres estaban cenando con unos amigos muy cerca del apartamento en el que la niña dormía junto a su hermano pequeño. El caso levantó una gran expectación en Reino Unido que se fue extendiendo a otros países europeos a medida que crecía una intensa polémica, con los medios divididos en dos bandos. Unos tendían a creer la tesis inicial de la policía portuguesa, que pensaba que la niña había muerto de forma accidental a manos de sus padres. Otros respaldaban la tesis de que había sido raptada y que había pasado a manos de alguna organización de pederastas.
La policía portuguesa cerró el caso en 2008 pero, tras presiones de la familia y de los medios británicos, Scotland Yard reabrió las investigaciones en mayo de 2011. Ahora quiere interrogar a un sospechoso al que se refirieron dos testigos durante las primeras investigaciones. Se trata de un hombre blanco de entre 20 y 40 años, de complexión y estatura mediana, que entonces tenía pelo corto de color marrón e iba afeitado.